fbpx

Ansiedad por tener pareja

Hoy en día, se sabe mucho sobre el miedo y la ansiedad por querer tener pareja, pero, sabías que de igual manera existen personas que presentan ansiedad por tener pareja; es decir, temen formalizar, etiquetar o comprometerse a tener una relación.

Mi espejo en el otro

La mayoría de nosotros busca conscientemente cualidades en el otro, pero, la realidad es que el tener pareja es como un espejo para el otro, donde se terminan reflejando aspectos nuestros en la otra persona, los cuales muchas veces giran en miedos, dependencia e inseguridades.

El tener pareja conlleva a mostrar tu mejor lado, pero también, a enfrentarnos a aquellos aspectos que no nos gustan de nosotros y a cuestionarnos, por ejemplo, el ¿por qué nos enamoramos?, o ¿Cómo nos enamoramos?

Cuando tenemos pareja, cualquier característica propia puede ser proyectada, por ejemplo: 

Si tengo como pareja a alguien posesivo, puede ser que lo haya elegido porque inconscientemente, hay un aspecto mío así de posesivo o alguna otra característica, la cual nos lleva a un hilo de nuestra vida del cuál aún no nos hemos logrado desprender.

Tener pareja puede hacernos sentir vulnerables, por lo tanto, podemos llegar a frenarnos, ya que el adentrarse a una relación, es sinónimo de abandonar lo conocido y aventurarse a cambios que nos hacen salir de nuestra zona de confort.

Tener pareja reabre heridas

Cuando iniciamos una relación podemos reabrir heridas causadas por vivencias pasadas que no hemos logrado sanar o procesar, lo cual, causa miedo a que eso se repita, y por lo tanto, hay personas que deciden cerrarse en sí mismos y evitar toda relación posible.

Sin embargo, esto no necesariamente se relaciona con experiencias amorosas, sino también con aspectos en general de nuestra vida que hoy en día seguimos arrastrando.

Miedo a sentir

El miedo de perder a la persona que amamos o el temor de ser lastimados, puede hacernos correr de cualquier compromiso, ya que vivir una ruptura es sinónimo de atravesar por un duelo, del cual muchas veces, creemos no ser capaces de afrontar.

Pero, sabías que la forma en que manejamos nuestros duelos y pérdidas se relacionan con nuestros primeros modelos de amor; es decir, con nuestros primeros cuidadores (papás, abuelos, etc.), y de vinculación; esto puede ocasionar que aquellas vivencias dejen una marca indeleble que terminará presentándose en las próximas relaciones que estableceremos.

Recuerda que debemos entender la ausencia de alguien más, no como una falta de algo, sino como una vivencia compartida; ya que cada uno de nosotros tenemos varios guiones en nuestra vida.

Indagar a cada quién en sus propios guiones y en aspectos que solemos repetir de una relación a otra no es tarea fácil, pero, el acudir a psicoterapia nos ayudará a contar con un espacio de escucha.

A largo plazo encontraremos la posibilidad de desprendernos de aquellas vivencias y así elegir una pareja desde una motivación más personal y también a mejorar los vínculos que tenemos.

«Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte».

Julio Cortázar

ruptura-amorosa-cerebro

Lo que ocurre en nuestro cerebro cuando tenemos una ruptura amorosa

El terminar una relación suele ser un proceso difícil, debido a que experimentamos un cúmulo de emociones, e incluso, porque los recuerdos de o con esa persona vienen constantemente a nuestro cerebro, pero, alguna vez te has preguntado ¿por qué nos duele tanto cuando terminamos una relación?, ¿por qué es difícil superar una ruptura amorosa?, ¿Qué sucede en nuestro cerebro? 

A continuación te explico por qué…

¿Qué ocurre en nuestro cerebro?

Cuando estamos cerca de las personas que amamos, nuestro cerebro libera principalmente 2 sustancias, la dopamina y la oxitocina, las cuales ocasionan que nos hagamos adictos a la persona, por lo tanto, es más difícil desprendernos de ellas.

Por esta razón, cuando estamos lejos de esa persona, nuestro cerebro se vuelve “loco”, ya que entramos en un estado de abstinencia y nuestro cerebro busca a toda costa volver a obtener la sensación que causan estas sustancias, para que de esta manera, podamos volver a sentir placer o felicidad de nueva cuenta.

Por ello, es que la ruptura  se vuelve más complicada; debido a que, no sólo se trata de un tema emocional, si no también físico, ya que nuestro cerebro nos pide estar con la persona con el fin de volver a sentirse bien.

Algunos estudios científicos han comprobado que algunas de las partes del cerebro que se activan cuando tenemos una ruptura, son las mismas que se activan cuando se nos rompe un hueso, motivo por el cual, este proceso resulta tan doloroso.

Así mismo, existen investigaciones que mencionan que enamorarse puede asemejarse a cuando se consume cocaína, debido a que ambas experiencias afectan nuestro cerebro de forma similar y desencadenan una sensación de euforia, lo cual hace que la persona sea tan adictiva para nosotros y que no queramos dejarla.

Pero… ¿Cómo podemos superar una ruptura?

Es importante, que tratemos de no hacerle caso a nuestros pensamientos, debido a que nuestro cerebro sólo está buscando volver a obtener la sensación de euforia y bienestar.

Por ello, te comparto el siguiente dato… Cada uno de nosotros, podemos generar estas sustancias y engañar a nuestro cerebro realizando otras actividades, tales como:

  • Estar cerca de las personas que queremos, por ejemplo: amigos o familiares.
  • Hacer ejercicio: el realizar actividad física generará que liberemos endorfinas.
  • Escuchar música y dormir bien: esto ocasiona que segreguemos dopamina.
  •  Acudir a psicoterapia: hará que este proceso sea mucho más llevadero.

Tómate el tiempo que creas necesario para sanar…

Una ruptura no es un proceso fácil, así que ten mucha paciencia, debido a que tu cerebro acaba de reaccionar cómo si se hubiera roto un hueso, y, al igual que un hueso, un corazón roto necesita tiempo para sanar.

Problemas-sexuales

¿La relación sexual daña tu relación de pareja?

La sexualidad con mi pareja.

Sexualmente, ¿Cómo está tu relación de pareja?

¿Te ha pasado que en algún punto de tu relación has sentido que la rutina, el estrés, los malentendidos o las discusiones han creado un distanciamiento físico y sexual en tu relación?

Como sabes, la sexualidad es un área importante del ser humano, esta cambia constantemente  y su desarrollo depende de la satisfacción de las necesidades como el contacto, la intimidad, la expresión emocional, el placer, la ternura y el amor. Así mismo, es uno de los factores clave para asegurar el  buen funcionamiento de la relación de pareja.

Sin embargo, cuando la relación sexual no marcha de la manera esperada, puede generar tensión en la relación, irritabilidad, frustración, discusiones y/o reproches, ansiedad e incluso infidelidad o ruptura.

¿Por qué  surgen los problemas sexuales en las relaciones de pareja?

Los problemas sexuales en las relaciones de pareja son más frecuentes de lo que pudiéramos imaginar. El origen de estos, tienen mucho que ver con la falta de educación sexual, con los estereotipos y las creencias erróneas acerca de la sexualidad.

Causas de los problemas sexuales en las relaciones de pareja

Así mismo, suelen presentarse debido a una dinámica disfuncional  que genera un desgaste progresivo en la relación, y estas, son algunas de las causas:

  • Aburrimiento/Rutina.
  • Tensiones, desacuerdos y/o discusiones frecuentes.
  • Poco tiempo compartido.
  • Estrés y cansancio.
  • Falta de deseo, deseo compulsivo, evitación o rechazo de la intimidad.
  • Sexo sin afecto.
  • Llegada de hijos.
  • Cambios físicos en el cuerpo que generan inseguridad.
  • Edad (vejez).
  • Consumo de sustancias (alcohol, drogas, etc.).
  • Condición médica o  física.
  • Trastorno psicológico (p. ej: depresión, ansiedad u otras enfermedades mentales).

Ya que sabemos cuáles son las consecuencias y causas de los problemas sexuales en la relación de pareja, conozcamos cuáles son los problemas sexuales más comunes.

Entre los más comunes encontramos: disfunción eréctil, dificultad para alcanzar el orgasmo, eyaculación precoz, vaginismo (dificultad de la penetración por la contracción de los músculos de la vagina), dispareunia (dolor causado por la penetración vaginal), entre otros.

¿Cómo superar los problemas sexuales?

  • Hablar abiertamente y con naturalidad sobre el tema, sin vergüenza ni miedo.
  • Terapia psicológica individual.
  • Terapia psicológica de pareja.

(Detectar los motivos de los problemas sexuales, fomentar la comunicación en la pareja, gestionar emociones, trabajar el problema sexual, la autoestima y los síntomas psicológicos.)

  • Acudir con un sexólogo.

(Estudia, analiza y aborda conflictos, alteraciones, patologías y trastornos sexuales.)

Como vimos, la sexualidad en la relación de pareja es un área importante a la cual se le debe prestar atención para asegurar que el desempeño y la satisfacción de ambas sea la deseable.

Si sospechas que tu relación de pareja se está viendo afectada por problemas sexuales, NO DUDES acudir con un psicólogo o sexólogo, ya que en conjunto pueden contribuir a que tu relación de pareja mejore.

Bombardeo-de-amor

Bombardeo de amor

Bombardeo de amor

¿Alguna vez has estado en una relación de pareja en la cual durante el comienzo sentías amistad y valor, pero con el paso de la relación tu pareja comenzó a criticar tu forma de ser, a limitarte en tus actividades y relaciones con otras personas, para que después él o ella preste atención a otras personas?

Esta sensación es propia de una técnica de seducción la cual conocemos como “bombardeo de amor”. Si bien, en la mayoría de los casos esta dinámica de una manera inconsciente, por ambas partes, cuenta con 5 fases que la caracterizan. 

El ataque de amor

Bombardeo de amor.

Todo comienza con la fase del bombardeo de amor, durante esta etapa, la persona que está seduciendo se encarga de llenar al otro con múltiples atenciones, elogios, interés.

Pueden expresar la intención de tener un compromiso formal. 

Devaluación. 

Una vez que la persona alcanza su objetivo de conquistar al otro, crea un lazo de dependencia. Lazo del cual echa mano para establecer prohibiciones y limitar al otro de continuar con aquellas actividades que disfruta. 

Tienen a devaluar los gustos de su pareja, sus actividades, e incluso pueden llegar a juzgar a las personas que su pareja quiere como amigos y familiares. 

Triangulación. 

Esta tercera etapa resulta dolorosa, ya que la persona que fue seducida comienza a notar la presencia de terceras personas, por las cuales ahora su pareja demuestra interés y él o ella quedan en un segundo plano.

Situación que el seductor, por supuesto niega e intenta convencer al otro de que su percepción es inadecuada. 

Descarte. 

En la etapa de descarte la persona seductora, decide abandonar la relación, generalmente haciendo sentir al otro responsable de su partida.

Regreso. 

El seductor, busca de nuevo a la persona, reiniciando el bombardeo de amor y con ello un ciclo. El cual es importante poder visualizar para poner un alto. 

Vivir un bombardeo de amor, puede dejar muchas heridas en la persona que ha sido «bombardeada», ya que puede dejar un sentimiento importante de abandono, alentar pensamientos como “no soy suficiente” y con ello incrementar las posibilidades de experimentar ansiedad o depresión. 

Si te sientes identificado con esta situación, acudir a psicoterapia es una herramienta de gran apoyo para aprender a identificar a las personas que utilizan esta técnica de seducción e incluso para poder sanar las heridas que una vivencia de este tipo puede generar.

Contáctanos

Tel: 55-6080-0563 y 55 5204 3798

Email: info@emocia.mx

Horarios de atención:
Lunes a viernes 8 am-9 pm
Sábado 9 am-8 pm

Logo Clínica Emocia

Visítanos

Dirección

Guanajuato 131 Interior 303,
Colonia Roma Norte,
Delegación Cuauhtémoc,
Ciudad de México.

Dra. Estephania Del Aguila Flores
Psiquiatra
C.P. 6382820
C.Esp. 8536603