fbpx
dolor-tension

Tensión y dolor muscular por ansiedad

Sientes dolor en diferentes partes de tu cuerpo o constantemente sientes tensión muscular y no sabes porqué…

¿Te duelen los hombros, la cabeza o el cuello de manera constante?

Si experimentas estos malestares y sufres de ansiedad, es importante que sepas que la ansiedad se manifiesta de diversas maneras, entre ellas, con síntomas físicos, tales como el dolor o la tensión en diferentes partes del cuerpo. Pero… ¿Sabes cuáles son los síntomas musculares más frecuentes que causa la ansiedad?

Como te decía, la ansiedad se manifiesta de diversas maneras; y estas son las comunes:

  • Tensión o rigidez muscular.
  • Contracturas musculares.
  • Dolor en ciertas zonas o en todo el cuerpo .
  • Pinchazos musculares.
  • Espasmos musculares.
  • Calambres.
  • Debilidad muscular

Después de conocer los síntomas, yo me preguntaría ¿por qué la ansiedad provoca esto?, si tú al igual que yo te hiciste la misma pregunta, te explico el por qué.

¿Por qué ocurre esto?

Cuando nos sentimos ansiosos, preocupados o tensos, nuestro cerebro recibe una señal, la cual ocasiona que automáticamente diversos músculos de nuestro cuerpo reaccionen, por ejemplo: los músculos faciales, es decir, la mandíbula y los músculos que rodean los ojos y la boca, así como los músculos del cuello y la espalda, se ponen tensos o rígidos debido a una respuesta natural del cuerpo, y, posteriormente, cuando la emoción pasa los músculos se vuelven a relajar.

Todo este proceso, es simplemente una reacción natural del organismo para protegernos y no es dañina.

De tal manera, la tensión, rigidez o contracción constante de nuestros músculos ocasionan el dolor, ya que cuando el estrés se convierte en un estado crónico, los músculos jamás llegan a relajarse y se mantienen en un estado de tensión constante.

Así mismo, cuando nos enfrentamos a actividades que requieren de mucho esfuerzo, los músculos de nuestro cuerpo se contraen. Por otra parte, es muy común que cuando nos sentimos muy ansiosos lleguemos a contraer nuestros músculos sin siquiera darnos cuenta, lo que ocasiona que nuestras articulaciones trabajen más de lo común.

¿Sabes cuáles son los principales músculos que se ven afectados?

  • Cuello.
  • Espalda.
  • Hombros.
  • Mandíbula.
  • Cabeza.
  • Frente.

Una vez que ya conocemos los síntomas y el por qué ocurren, es importante saber si estos pueden tratarse o disminuir, por eso, a continuación te diré cómo sobrellevar estos malestares.

¿Cómo aliviar el dolor o la tensión muscular?

  • Realizar ejercicios de estiramiento, estos ayudarán a fortalecer los músculos y a aliviar las molestias o dolores corporales.
  • Técnicas de relajación como ejercicios de respiración, yoga, escuchar música clásica, etc.
  • Acude con un psicólogo y/o psiquiatra, estos profesionales de la salud mental emitirán un tratamiento adecuado y acorde a tus necesidades para disminuir la ansiedad, y al contar con este, los dolores irán disminuyendo.

Así mismo, es importante que descartes que se trate de una cuestión ajena a la ansiedad, por ejemplo, que esta tensión o dolor muscular sea a causa de alguna contractura o lesión física; por ello, te recomiendo acudir con un fisioterapeuta para que valore que está ocurriendo contigo y de esta manera contar con un tratamiento adecuado a tus necesidades.

síntomas físicos

¿Tu mente enferma a tu cuerpo?

¿Tus malestares emocionales se convierten en malestares físicos y tus dolencias físicas no tienen una causa fisiológica? ¿Alguna vez te han dicho que somatizas o que exageras tus síntomas físicos?, puede ser que tu mente enferma a tu cuerpo. 

Nuestra mente y cuerpo están conectados, es por eso que cuando callamos una emoción ésta puede reflejarse con síntomas físicos, afectando nuestra salud, a este fenómeno se le conoce cómo “somatización”.

¿Qué es la somatización?

El manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V) describe a este trastorno como aquellos pensamientos, sentimientos o comportamientos excesivos asociados a la preocupación por la salud.

Estos pensamientos son desproporcionados, persistentes y tienen un elevado grado de ansiedad acerca de la salud o síntomas físicos.

Normalmente cuando una persona somatiza, pasa mucho tiempo y le da importancia de manera excesiva a estos síntomas o a la preocupación por su salud.

Síntomas más frecuentes cuando sospechas que tu mente enferma a tu cuerpo

Ahora que sabemos de qué trata este fenómeno te diremos cuáles son algunas de las formas más frecuentes en las que se manifiesta en nuestro cuerpo:

  • Dolores frecuentes en diferentes partes del cuerpo: Físicos, cabeza, espalda, abdomen, pecho e incluso pueden darse dolores durante la menstruación o al orinar.
  • Problemas gastrointestinales: diarrea, vómitos, dificultad para tragar alimentos, dolor abdominal, gastritis o colitis.
  • Cardiacos: taquicardia o dolor en el pecho.
  • Respiratorios: mareos, sensación de ahogo.
  • Sexuales: pérdida del apetito sexual e irregularidades en la menstruación.
  • Neurológicos: sordera, ceguera, pérdida de sensibilidad, pérdida de la voz, pérdida de memoria, convulsiones, parálisis. 

Causas de la somatización

Existen diversas causas por las cuales se puede desarrollar este trastorno, a continuación te contamos algunas de ellas:

  • Factores genéticos o biológicos.
  •  Antecedentes familiares o de educación (conducta aprendida).
  •  Ser más sensible emocionalmente al dolor y a otras sensaciones.
  • Percibir las enfermedades de una manera intensa. 
  • No identificar o canalizar las emociones de manera adecuada.
  •  Estrés.
  • Ansiedad y/o depresión.
  • Haber tenido o tener una enfermedad. 

Recomendaciones si tu mente enferma a tu cuerpo

Si sospechas que “somatizas” te diremos algunos consejos para superar esto:

  • Acude con un psiquiatra y con un psicólogo; estos especialistas de la salud mental, en conjunto te ayudarán a entender mejor por qué te ocurre esto y te darán un tratamiento para disminuir tus pensamientos y preocupación por tu salud física.
  • Realiza ejercicios de respiración de forma lenta y profunda; estos ayudarán a que tu cuerpo y mente se relajen.
  • Haz actividades relajantes como la meditación, yoga o escuchar música clásica.

Como vimos anteriormente es importante aprender a escuchar a nuestro cuerpo, ya que este expresa lo que sentimos y lo convierte en dolor físico o en enfermedades.

“El cuerpo grita lo que la boca calla”

Contáctanos

Tel: 55-6080-0563 y 55 5204 3798

Email: info@emocia.mx

Horarios de atención:
Lunes a viernes 8 am-9 pm
Sábado 9 am-8 pm

Logo Clínica Emocia

Visítanos

Dirección

Guanajuato 131 Interior 303,
Colonia Roma Norte,
Delegación Cuauhtémoc,
Ciudad de México.

Dra. Estephania Del Aguila Flores
Psiquiatra
C.P. 6382820
C.Esp. 8536603