Emocia

Emocia

Somos salud mental

Programa tu cita
presencial o en línea

s-sueno-o-subió

Se me subió el muerto…


Seguramente alguna vez experimentaste lo que hoy en día llaman ‘‘se me subió el muerto’’ o algún amigo te contó sobre el miedo que sintió y sobre las alucinaciones que percibió, lamento informarte que, aunque pareciera ser algo sobrenatural, en realidad se trata de una parálisis del sueño, y por lo tanto, tiene una explicación.

Para empezar, antes de pensar si se te ha subido el muerto, es importante conocer lo que ocurre en nuestro cuerpo cuando dormimos, ya que el sueño se divide en diferentes etapas:

Etapas del sueño.

Cuando dormimos, el cuerpo alterna entre los movimientos oculares rápidos (MOR) y los movimientos oculares no rápidos (NMOR).

En la primera etapa del sueño se presentan los movimientos oculares no rápidos (NMOR). Esta es una fase de adormecimiento, la cual dura unos minutos desde que nos encontramos en el período de vigilia (estado de alerta) hasta que adormecemos.

Posteriormente viene la fase de sueño ligero, en esta fase el cuerpo se va desconectando lentamente de aquello que hay en el entorno; aquí ocurre una gran actividad cerebral. ¿Alguna vez soñaste que caías y te despertabas abruptamente? En esta fase podemos despertar con cualquier cosa y sentir que caemos (brincamos estando dormidos).

Inmediatamente sigue la fase de transición, dónde nos acercamos al sueño profundo. Es una etapa muy breve que se presenta durante la fase de sueño ligero y la fase de sueño profundo; en esta transición nuestro cuerpo se encuentra en un estado de relajación profunda y es aquí dónde ocurre la segregación de la hormona de crecimiento.

Después, viene la fase de sueño profundo, es la etapa más importante porque determina la calidad de nuestro sueño, en esta suele ser difícil despertarnos, ya que nuestra respiración y presión arterial es baja.

Por último, viene la fase de movimientos oculares rápidos (MOR), en esta etapa tenemos alta actividad cerebral, la cual es muy similar a la que tenemos cuando estamos despiertos y con la diferencia de que nuestros músculos se encuentran bloqueados; es la fase en la que soñamos y captamos información del exterior.

¿Y por qué se me sube el muerto?

Ahora que conocemos las etapas del sueño, te explicaremos qué es la parálisis del sueño. Este trastorno del sueño se debe a que se produce un desajuste en los mecanismos que regulan la fase de sueño NMOR – MOR en un periodo corto de tiempo.

Es decir, en ocasiones estamos tan cansados que dormimos abruptamente como si nos saltáramos fases del sueño, pero, los movimientos oculares y la respiración están intactos, mientras que el movimiento de los músculos se inhibe, de tal manera que no es posible poder hablar o realizar algún movimiento. Esto es muy probable que ocurra cuando las personas se encuentran muy agotadas, estresadas o cuando duermen en posición boca arriba.

Cuando tengo parálisis de sueño siento que alguien está presente…

Experimentar opresión en el pecho, sentir que alguien está presente, sentir que eres tocado por alguien, así como las alucinaciones visuales y/o auditivas son los síntomas más destacados de la parálisis del sueño; a esto se le conoce como imágenes hipnagógicas, es decir, son alucinaciones auditivas, visuales y/o táctiles que se produce durante el adormecimiento (poco antes del inicio del sueño) e imágenes hipnopómpicas que tienen lugar en los momentos previos al despertar.

¿Sabías que la amígdala que se encarga del procesamiento y almacenamiento de nuestras reacciones emocionales para mantener nuestra supervivencia cuando sentimos parálisis de sueño se encarga de activar un sistema que facilita información respecto a la vigilancia ante posibles amenazas?

Justo en este proceso, resulta que hay una aceptación de falsos positivos en forma de alucinaciones, y esto, es lo que percibimos mientras no podemos movernos (no hay un control del cuerpo físico), lo cual nos lleva a experimentar una sensación angustiante durante el sueño que podría hacernos creer que vemos fantasmas, espectros, etc.

Experimentar parálisis de sueño puede relacionarse con la narcolepsia, la hipertensión, con algunos trastornos convulsivos, con la falta de sueño, con trastornos del sueño, con algún desajuste de horarios, con el estrés, con el trabajo nocturno, etc.

En general, nos puede ocurrir a todos; sin embargo, cuando es de manera constante es importante consultar con un psiquiatra y/o psicoterapeuta que pueda ayudarnos para mejorar nuestros hábitos de sueño.

Tabla de contenidos