Emocia

Emocia

Somos salud mental

Programa tu cita
presencial o en línea

Hábitos alimenticios que ayudan tener una mejor salud mental.

Hábitos alimenticios que ayudan a tener una mejor salud mental.

¿Alguna vez has escuchado la frase; “Somos lo que comemos”?. Esta expresión, hace referencia a la idea de que la forma en cómo nos alimentamos tiene un impacto significativo en nuestro bienestar físico y emocional.

Pero, ¿cómo influye la alimentación en nuestra salud mental? 

Existen investigaciones que han demostrado que la ingesta excesiva de alimentos procesados, tales como los postres endulzados, frituras, carnes procesadas y cereales refinados, se relaciona con un mayor riesgo y afectación en la salud mental.

Por ejemplo, la depresión y los síntomas depresivos a menudo se asocian con una alteración del apetito, que pueden manifestarse como un aumento del apetito con antojos o una disminución del interés en la comida y estados de ánimo negativos se pueden asociar con un deseo preferencial en consumir alimentos salados, dulces o ricos en grasas.

Por lo tanto, el llevar una dieta balanceada puede ser un factor para prevenir enfermedades de salud mental como la ansiedad o depresión. 

Ventajas en la Salud Mental de una Dieta Saludable

Una buena alimentación no solo beneficia nuestra salud física, sino que también tiene un impacto significativo en nuestra salud mental. Entre las ventajas de una dieta saludable se encuentran:

Alimentos que Promueven la Salud Mental

La pirámide de la dieta mediterránea indica que con estos alimentos podrás mejorar significativamente la calidad de tu alimentación y así podrás mejorar tu salud tanto física como mental:

Cereales Integrales: Incorpora de 5 a 8 porciones de granos enteros en tu dieta diaria, como pan integral, avena y pastas de harina integral.

• Verduras y Frutas: Consume 6 vegetales y 3 de frutas al día, prefiriendo opciones frescas y limitando el consumo de jugo de frutas.

Lácteos: Incluye 2 o 3 porciones diarias de lácteos bajos en grasa, como leche, yogur natural y quesos.

• Nueces y Legumbres: Asegúrate de consumir una porción diaria de nueces, semillas y almendras, y de incluir garbanzos, lentejas o frijoles en tu dieta de 3 a 4 veces por semana.

Carne Roja Magra: Incorpora carnes rojas magras como el jamón o cerdo de 3 a 4 veces por semana.

• Pescado: Consume al menos 2 porciones de pescado por semana, como salmón, atún o sardinas.

Aves y Huevos: Agrega hasta 6 huevos por semana y consume pollo, pavo o pato de 2 a 3 veces por semana.

• Aceite de Oliva: Añade 60 ml diarios de aceite de oliva extra virgen a tu dieta.

Extras: Limita el consumo de dulces, papas fritas, frituras, comida rápida, carnes procesadas, postres, bebidas azucaradas y condimentos a no más de 3 veces por semana.

¡Recuerda que cada elección que haces al comer es una oportunidad para nutrir tu cuerpo y tu mente.!

Tabla de contenidos