fbpx

Me divorcio yo ¿pero los hijos?

Me divorcio yo ¿pero los hijos?. La separación para muchas personas significa un fracaso, sin embargo, no es así, hay gratos momentos y enseñanzas, recordemos que en algún momento era lo que queríamos y por algo decidimos que esa persona formara parte de nuestra vida.

En ocasiones la relación ya no funciona por diversos motivos, incluso nos lastimamos más el estar con la pareja, pero nos empeñamos a seguir porque sentimos miedo a estar solos, pensamos que ya no encontraremos a otra persona o porque nos preocupan nuestros hijos y no queremos lastimarlos.

No obstante, para los niños resulta más doloroso estar observando las peleas de sus padres, que la propia separación, por ello, es muy importante que hablemos con los hijos, les expliquemos que el divorcio de los padres y no de los hijos, a veces subestimamos su comprensión y al querer ocultar las cosas les generamos un daño.

Por ello, te dejamos algunos consejos cuando estés en un proceso de separación:

  • Habla con el niño respecto a la separación de acuerdo con su edad.
  • Hazle saber que la separación no afecta el amor hacia él.
  • No hables mal de su padre o madre.
  • No lo pongas a decidir entre tú y tu expareja.
  • Permite que muestre sus emociones.

Aunque hablemos con el pequeño, tiene que pasar por un duelo, es normal, ya que cambia su vida de un momento para otro y requiere de tiempo para poder ir asimilando la situación, va a ir pasando por distintas fases:

  • Shock o embotamiento: sucede cuando el padre/ madre tiene que abandonar el recinto familiar, el niño puede tener un bloqueo afectivo, caracterizado por la falta de expresión de emociones o el desbordamiento emocional.
  • Anhelo y búsqueda de la persona querida: el niño busca con ansia al ser querido y esto se manifiesta en querer ir persistentemen­te al lugar donde su padre/madre le llevaba, hacer lo que hacía con el padre, etc.
  • Desorganización y desesperanza: es un momento en el que aparecen los síntomas del duelo infantil, como problemas del sueño, problemas alimentarios, regresiones, aislamiento, rabia, problemas de conducta, problemas en el rendimiento escolar, desatención, etc.
  • Fase de mayor o menor reorganización: el niño va acep­tando una nueva realidad, acepta la ausencia y la nueva reorganización de la vida familiar.

Esto puede ser complicado, ya que como papá también estás viviendo un duelo por la ruptura de la relación, tus emociones pueden estar variando y tienes que contener a tu pequeño, sin embargo, sería importante que pudieras acudir a psicoterapia para que tengas un lugar donde expresar lo que sientes y pueda ser un proceso más sencillo para todos.

Contáctanos

Tel: 55-6080-0563 y 55 5204 3798

Email: [email protected]

Horarios de atención:
Lunes a viernes 8 am-9 pm
Sábado 9 am-8 pm

Logo Clínica Emocia

Visítanos

Dirección

Guanajuato 131 Interior 303,
Colonia Roma Norte,
Delegación Cuauhtémoc,
Ciudad de México.

Dra. Estephania Del Aguila Flores
Psiquiatra
C.P. 6382820
C.Esp. 8536603